Archive Pages Design$type=blogging

Bitacoras.com

Aterrizaje de emergencia

Ese sábado muy temprano aterricé en el aeropuerto Ezeiza (Buenos Aires) y rápidamente busqué la puerta de embarque del vuelo Avianca AVA088...

Ese sábado muy temprano aterricé en el aeropuerto Ezeiza (Buenos Aires) y rápidamente busqué la puerta de embarque del vuelo Avianca AVA088 que me llevaría a Bogotá.
En el trayecto hacia la sala de embarque me detuve un momento. Una imagen capturó mis recuerdos y una extraña emoción recorrió mi cuerpo. Esa cafería  verde, me trasportó  un año atrás, cuando hacíamos la escala del regreso definitivo a Chile junto a Chie y los niños, Sofía (6), Rafa (3), Nacho (3) y Carlota (2) tras vivir 12 años en España. Por segundos volví a sentir la inmensa incertidumbre que traíamos al dejar una vida atrás para comenzar una nueva en Chile.



“Esa incertidumbre es de hace un año, ya no existe. Hoy tienes trabajo, casa y colegio para los niños. ¡Deja ya de vivir anclado en el pasado, no hace falta que sigas sintiendo de esa emoción!” pareció gritar mi cerebro  consiente  con el fin de aquietar las emociones y volver a instalar la ilusión del control que por momentos se robó una foto anclada en mi memoria. 

Y funcionó, volvió la tranquilidad y se activó en mí un viejo y conocido rol de viajero internacional. Ese que entiende de aeropuertos, embarques, aduanas y pasaportes, ese que siente una inmensa emoción al  descubrir países, personas y culturas diferentes.

Sumido en ese rol y con tapones en los oídos que me impedían escuchar cualquier información sobre la seguridad del avión. Me encontraba ya casi a mitad del vuelo entre Buenos Aires y Bogotá. Mi supuesto destino final.

De pronto en la quietud que te brinda el no querer escuchar, mi sistema de alerta inconsciente envío un nuevo y aterrador mensaje. Pero esta vez, no era una falsa alarma, no había ocurrido hace un año, no era una película. Era absolutamente real, aunque tardé unos segundos en darme cuenta. El mensaje del piloto fue muy claro: “Hemos perdido tres toneladas de combustible y para mantener la seguridad del avión iniciaremos un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Viru Viru”. Obviamente a esa altura no había ninguna seguridad que mantener, ya la habíamos perdido minutos antes cuando el Aibus 330 rompió la cañería principal de combustible en pleno vuelo, la misma que nos hizo perder 14 toneladas más hasta el aterrizaje lanzando combustible en la pista.

Cuando vi a mi izquierda la cara de la azafata desfigurarse y a mi derecha el ala del avión lanzar combustible como si estuviera fumigando, entendí que no era un sueño. Instantáneamente mi mente empezó a trabajar a toda capacidad para diagnosticar la situación,  al mismo tiempo que el sistema límbico enviaba  aletas ante el mínimo cambio en caras, gestos y sonidos.

No tarde más de un minuto en darme cuenta de la gravedad de la situación. El avión no estaba dando vueltas para botar la gasolina de un motor y aterrizar con el otro. Obviamente no había podido aislar la fuga. Había comenzado el aterrizaje, desde 10.000 pies de altura, lanzando combustible de 120 octanos. Y créanme que cuando te das cuenta de esa realidad, 10.000 pies se ven mucho más altos de lo habitual.

Llegue a dos conclusiones acerca de los riesgos: El primero; que nos quedemos  sin combustible en vuelo. La verdad, no sabía cuántas toneladas tendría el avión (luego supe que cargó 30 Ton. y perdimos 17 Ton. En total) Pero supuse que no era muy probable, así que se transformo en un pequeño nerviosismo, como el que sientes antes de un examen importante para el cual no te preparaste demasiado. El segundo; que el avión explote el momento del aterrizaje, me pareció muchísimo más probable. Mejor dicho lo más probable.
El segundo mensaje del piloto corroboró mi diagnóstico: “Señores pasajeros, les recuerdo que está prohibido fumar, no enciendan sus teléfonos celulares, ni toquen la campanilla. No vaya a ser que creemos chispa”

Con el diagnóstico claro solo quedada una misión. Elaborar un buen plan. Observé una y otra vez la puerta de escape y su sistema de apertura y luego puse una frazada detrás de mi espalda por si me servía para evitar las quemaduras y ¡ya está!, nada más que hacer. De ahí en adelante durante los siguientes 12 minutos, para mí en ese momento, los últimos de mi vida, recuerdos, imágenes y emociones tomaron el control y solo fueron  interrumpidos en breves momentos por mi espíritu y su conexión con Dios.

No dieron señales  el miedo, el pánico, ni la desesperación. Fue más bien una mezcla de pena y nostalgia que hizo que el tiempo empezara a transcurrir mucho más lento de lo normal.  Y en ese estado el foco de mi atención se volcó absolutamente en Chie y los niños. ¿Especularían sobre si tuve pánico o miedo antes del accidente?  No sabía cómo decirles, que no, que estaba muy tranquilo por mí. Que estaba muy preocupado por ellos, por cómo lo harían sin papá.


Qué pensaría Sofía de su papá cuando fuera mayor. Qué le diría a sus hermanos, los que seguramente tendrían un recuerdo más vago de mi. Sentí una especie de tranquilidad, porque moriría haciendo lo amaba hacer (que por ciento no es volar, sino que iba invitado por la Universidad de los Andes de Bogotá a trabajar en liderazgo y estrategia). Trabajen en lo que aman, encuentren sus talentos,  no dejen nunca de buscar  ni de creer en sus sueños, cambien el mundo para mejor, no se conformen con la pequeñez del equilibrio mediocre y desafíen el  status quo si tienen buenas razones. No podría decírselos a la cara, pero con el tiempo entenderían por sí mismos el significado.

Desapareció la tranquilidad dando paso a una gran preocupación. Cómo se las arreglaría Chie sola con nuestros cuatro niños. La estúpida vanidad otra vez me engaño, me llevó a pensar que las grandes desgracias no eran para mí. Que estúpido soy, pensé,  ahora me puedo morir, ¿Por qué nunca lo habría previsto si es lo único que seguro algún día me iba a pasar? Pero bueno, ya no había nada que hacer. Así que mi mente dio espacio a una dulce nostalgia y a la pena de sentir que todo llegaba hasta ahí. Me invadí de recuerdos hermosos de Chie, Sofi, Rafa, Nacho y Carlota. Como si todo mi ser quisiera disfrutarlos por última vez aunque fuera en un recuerdo.

Me pregunte otra vez, ¿saben que los amo? y me di cuenta que el amor es un legado. Los bienes son importantes, pero se venden, se reparten, se tranzan y a veces se pierden. El amor es diferente: queda, perdura, alimenta el alma en los momentos difíciles, marca una huella en la vida de otros. Cuánto amas, esa es tu herencia.

El despliegue del tren de aterrizaje y la mano en alto del Sobrecargo haciendo la cuenta atrás para que tocáramos el suelo interfirieron mis pensamientos. “Alea jacta est” (la suerte está echada).


No explotó y una linda muñequita me daba la bienvenida a Santa Cruz de Bolivia. Mientras los demás pasajeros peleaban por un taxi y un hotel, yo ya no podía preocuparte. Mis problemas de antes, eran ahora relativos. Acababa de comenzar el segundo tiempo de mi vida, tenía muchos cambios por hacer y me sentía muy, pero muy feliz de estar aquí para hacerlos.

Felipe Bozzo Smith

PD: Por cierto, aquí está el aterrizaje.




COMMENTS

Nombre

Adolecencia aterrizaje de emergencia Desarrollo Personal Dificultad Fe Felipe Bozzo fracaso Hábitos Hablar en público liderazgo Política Talento viajes
false
ltr
item
El Blog de Felipe Bozzo: Aterrizaje de emergencia
Aterrizaje de emergencia
http://4.bp.blogspot.com/-wc7yfxKpeHM/Up_-DkFagtI/AAAAAAAAAMY/T18UZgG9In4/s320/septiembre+2013+001.JPG
http://4.bp.blogspot.com/-wc7yfxKpeHM/Up_-DkFagtI/AAAAAAAAAMY/T18UZgG9In4/s72-c/septiembre+2013+001.JPG
El Blog de Felipe Bozzo
http://www.felipebozzo.com/2013/12/aterrizaje-de-emergencia.html
http://www.felipebozzo.com/
http://www.felipebozzo.com/
http://www.felipebozzo.com/2013/12/aterrizaje-de-emergencia.html
true
2964326716814464769
UTF-8
Not found any posts VIEW ALL Readmore Reply Cancel reply Delete By Home PAGES POSTS View All RECOMMENDED FOR YOU LABEL ARCHIVE SEARCH Not found any post match with your request Back Home Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago